No ha podido ser. El grancanario Pedro Peñate se vio obligado a retirarse del Dakar Argentina Chile 2011 a consecuencia de la rotura del amortiguador trasero de su KTM 690 Rally en el transcurso de la octava etapa entre Antofagasta y Copiapó. En los próximos días regresará a casa.Sus sensaciones encima de la moto eran muy buenas y seguía regulando esfuerzos de cara a un último tercio de carrera que prometía ser extremo en cuanto a dureza. Pero la disciplina de los raids depende dentro del tramo de dos, piloto y moto, y cuando es la mecánica la que dice basta poco se puede hacer. Pedro Peñate empezó esta octava etapa de nuevo a su ritmo. La anterior, entre Arica y Antofagasta lo volvió a meter de lleno en carrera después de la jornada de descanso, logrando acabar en el puesto 66 y subir un peldaño más en la general. La siguiente, la octava, se había convertido en una de las etapas reina en cuanto longitud por sus 508 km, aún más tras el considerable recorte que había sufrido la del domingo. Todo iba bien, según lo previsto. Primer control de paso correcto, segundo, tercero y, de repente en el cuarto, superados los 100 km de etapa, el piloto del equipo Valsebike Canarias se desplomaba en la clasificación.Pudo pasar por ese cuarto control, pero nada pudo hacer para alcanzar el quinto. En un tramo del recorrido que estaba muy quebradizo su KTM 690 Rally rompió el amortiguador posterior y allí acababa su Dakar 2011. “Con la rueda trasera a su aire era imposible seguir. Una vez comprendí la dimensión de la rotura y que realmente me podía quedar fuera empecé a buscar soluciones. Pero para poner en práctica cualquiera de ellas necesitaba herramienta específica que allí no iba a conseguir”, comenta apesadumbrado Pedro. Las horas fueron pasando demasiado deprisa y no hubo otra solución que abandonar el recorrido para poder llegar al vivac y poner la moto en manos de la gente del Epsilon Team, encargados de la asistencia del canario en esta nueva edición del Dakar.“No se podía hacer otra cosa. Podría haberle montado el amortiguador de una moto igual que la mía que había abandonado cerca de mí, pero seguíamos teniendo el problema de la herramienta. Por ello optamos por irnos fuera de pista y acudir al campamento”. El reglamento del Dakar es muy exigente en cuanto a la obligatoriedad de seguir todos los controles de paso y al salirse de pista, el canario se tuvo que saltar buena parte de los que jalonaron el recorrido de esa octava etapa. “Aunque hubiéramos reparado nos habríamos quedado fuera”, confirma.Mazazo por tanto para un deportista que estaba completando de momento su mejor actuación en el raid más duro del mundo y que estaba preparado para un último tercio de recorrido que, según el organizador, iba a ser la más exigente para máquinas y pilotos. “Todo estaba yendo como la seda. No había habido ningún problema y físicamente me estaba encontrando a tope. Han sido siete etapas fantásticas y bueno… la mecánica es la mecánica y mejor esto que no una caída. Aún así no deja de ser un palo tener que abandonar después de tanto sufrimiento y tanto esfuerzo y con la meta de Buenos Aires a pocos días”, añade el grancanario que, en breve, regresará a su isla. Peñate ha contado este año con el patrocinio de Valsebike Motos, el Centro Comercial El Muelle, Cetelem, Naviera Armas, Cepsa Moto, Vadebicis, Televisión Canaria, Luminosos Torres, Seur, Canary Fly, Viajes Insular, la Dirección General de Deportes, la Consejería de Deportes del Cabildo de Gran Canaria y los Ayuntamientos de Teld